Científicos argentinos son parte de un proyecto internacional que busca reducir el consumo de energía en celulares