Científicos argentinos trabajan en nuevos materiales que bajen el consumo de energía en los celulares